EDUCAR

EMOCIONAL-MENTE

No conozco un entorno donde el liderazgo humano sea más importante que en la Educación.

Los niños y niñas, adultos del futuro, necesitan educadores apasionados por su trabajo, que lideren las aulas con inteligencia emocional, sepan comunicarse con aprecio y les enseñen a hacer lo mismo.

El bulling, la desmotivación y el abandono escolar son señales claras de que es necesario una transformación de la forma de enseñar.

 

El objetivo de los programas formativos en Centros Educativos es acompañar, apoyar y dotar de herramientas efectivas a profesores, familias y alumnos de primaria, secundaria y bachillerato para el crecimiento en habilidades mentales, emocionales y compasivas que mejoren las relaciones y convivencia en las aulas, así como optimicen el aprendizaje.

Estamos ante un gran cambio en la Educación, en el que el desarrollo cognitivo ya no es es lo más importante, sino preparar al alumno en su globalidad como ser humano hacia su propio camino en un futuro cambiante.

La Educación Emocional es el entrenamiento de las competencias y habilidades emocionales. Esto implica darse cuenta de las emociones propias y ajenas, discriminar entre ellas, saber etiquetarlas y gestionarlas para el bienestar individual y social. 

Los últimos estudios científicos demuestran que el componente emocional es determinante en el aprendizaje. El estado emocional va a influir directamente sobre la motivación, el rendimiento y las relaciones interpersonales que todo niño y joven tenga en el colegio. 

 

Poder acompañarles en el desarrollo de su Inteligencia Emocional es nuestra contribución a una sociedad más humana y sostenible. 

Creemos que la paz y la calma comienzan en el corazón y la mente de cada uno, pero que su impacto es social. La Educación Emocional es nuestra apuesta